• mar. Feb 27th, 2024

Programas para el Bienestar generan entornos positivos y previenen consumo de drogas: Ssa

Los Programas para el Bienestar generan entornos positivos de socialización, mismos que previenen el consumo de drogas entre las y los jóvenes, afirmó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

“Los programas sociales (…) tienen como objetivo contribuir, entre múltiples aspectos del bienestar, también a esta capacidad de socialización”, sostuvo.

En conferencia de prensa matutina con el presidente Andrés Manuel López Obrador, indicó que programas como Jóvenes Construyendo el Futuro, las becas desde educación básica hasta superior y La Escuela es Nuestra son centrales para la prevención de las adicciones.

Los apoyos federales, incluidos en la Estrategia Nacional para la Prevención de Adicciones, impactan de manera positiva en diferentes áreas sociales e individuales como:

Sentido de pertenencia
Toma de decisiones
Percepción de apoyo
Manejo del tiempo de ocio
Resolución de conflictos
Habilidades sociales
Desarrollo de comunicación
Integración, inclusión y acompañamiento social
Contención comunitaria
Educación laboral
Entorno de socialización seguro

En el segmento informativo de prevención de las adicciones, el funcionario detalló que la socialización es un proceso formativo que inicia desde la temprana infancia; permite desarrollar habilidades, comportamientos, conductas y sentimientos para interactuar en familia, comunidad y sociedad.

“Es un proceso de integración, de modificación de las personas tanto como de las comunidades. Es formar parte de un grupo social y tiene un componente bidireccional, esto es muy importante porque el individuo influye sobre cómo socializa el colectivo y el colectivo determina cómo puede incorporarse o no una persona determinada”, argumentó.

En contraste, el elemento que más dificulta la relación entre personas es la vulnerabilidad social, entendida como la marginación económica y social, la discriminación, el racismo, el clasismo y las expresiones de odio o desprecio.

La deprivación, la exclusión y la falta de oportunidades de estudio o trabajo induce a las adicciones, igual que el acceso a las drogas.

“Es uno de los fenómenos que más amplifican, no sólo generan, sino que amplifican la desocialización, la dispersión de la integración social”, remarcó.

En esas circunstancias, dijo, el consumo de sustancias ilícitas origina un dañino círculo de amistades que establecen falsos mecanismos de comunicación, sentido de pertenencia, empatía y espacios de convivencia cotidiana.

“Las drogas, lo hemos comentado previamente, son un espacio de socialización en sí mismo, pero desde luego, no saludable. Son una especie de escape ante la incapacidad o la imposibilidad de socializar”, enfatizó.

Llamó a cuidar y fortalecer las relaciones familiares y escolares a fin de crear ambientes que favorezcan la sana socialización, principalmente en la adolescencia, etapa crucial en la vida de una persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *